Desigualdad de oportunidades

John Roemer, el economista ha contribuido a la justicia distributiva
y a la teoría de la cooperación. Ilustración: Norberto Carrasco
John Roemer, el economista ha contribuido a la justicia distributiva y a la teoría de la cooperación. Ilustración: Norberto Carrasco

Reducir la desigualdad es uno de los retos más grandes que enfrenta actualmente el desarrollo económico mundial, sobre todo en regiones como América Latina y, en especial, México. Durante los últimos años el énfasis dado al estudio de la desigualdad de resultados ha girado en torno hacia la desigualdad de oportunidades.

Esta última ha sido popularizada por John Roemer y se refiere a que las circunstancias de origen ajenas al control del individuo (sexo, región de nacimiento, antecedentes familiares, entre otras), el esfuerzo y la suerte, están asociadas con las diferencias de resultados en su vida (nivel de ingresos, nivel educativo, condiciones de vida, etc.).

Bajo este enfoque, lo ideal sería vivir en un país en el que todos tuviéramos las mismas oportunidades, de modo que el esfuerzo sea el determinante principal de los resultados de vida y no las circunstancias de origen.

En este sentido, las políticas públicas deberían estar enfocadas en garantizar un desarrollo pleno de las capacidades de la sociedad, para que cada uno de los individuos que la conforman pueda llevar a cabo el plan de vida que desee. Promover la igualdad de oportunidades no sólo es deseable en términos de justicia social y mejora del bienestar individual, sino también en términos de eficiencia y crecimiento económico, ambos ingredientes esenciales en el desarrollo de todo país.

Piensa Joven / El Heraldo de México

POR FLOR ELISA HERNÁNDEZ REYES

eadp

¿Te gustó este contenido?