Trending topics de la semana

Hoy no hay lugar para dobles discursos, hipocresías o mentiras

Brenda Jaet / Caprichos millonarios / El Heraldo de México
Brenda Jaet / Caprichos millonarios / El Heraldo de México

Esta semana hubo dos casos de linchamiento digital: el de Karen Espíndola, la joven que supuestamente, después de subir a un taxi, desapareció, para ser encontrada tomando en un bar. Y el caso del video del presidente de Francia Emmanuel Macron, el primer ministro Justin Trudeau y otros líderes, burlándose del presidente de EU, Donald Trump, en la cumbre de la OTAN. Ambos casos dejan mucho que reflexionar sobre el momento que vivimos. Sobre el concepto de privacidad, sobre el alcance que tiene un comentario. Pero yo creo que lo más importante de todo es que más que nunca las circunstancias nos están obligando a ser íntegros. Y es que el ser íntegro es hacer lo correcto, sin importar las circunstancias o quién esté observando. Integridad es igual a honestidad, responsabilidad, respeto por los demás, por sí mismo, control emocional, puntualidad, lealtad, pulcritud, disciplina, congruencia y firmeza en las acciones. Hoy no hay lugar para dobles discursos, dobles caras, hipocresías o mentiras, más que nunca la verdad sale a flote y con rapidez. En un mundo en donde estás siendo observado 24/7, debes ser íntegro. Los efectos secundarios que trae consigo cuando sorprendemos a alguien mintiendo, tienen un gran impacto: sentimos traición, rechazo y coraje hacia esa persona.

Vamos con el caso de Karen. Ella quería irse de fiesta y le mintió a su mamá para hacerlo. No midió las consecuencias de sus actos en el momento que vivimos: la vulnerabilidad de las mujeres en México y la preocupación que pudo causar en su madre. De impacto fue la respuesta que como sociedad tuvimos, logrando ejercer presión y que el gobierno se movilizara para encontrar a Karen, gracias a Dios con vida. Eso es lo que importa. Que nos quede claro que las redes sociales sirvieron de apoyo para encontrarla. Ojalá así fuera para las miles de mujeres desaparecidas. El linchamiento digital le llegó a Karen: que si usa filtros, que si andaba de fiesta. Y es que es muy fácil criticar sin dar la cara, detrás de un aparato. La gente, al descubrir su mentira, se sintió traicionada, engañada: la preocupación de todos fue genuina. En su caso, vimos el gran aliado que es la tecnología y a la vez, el tirano para propagar una mentira.

En el segundo caso los personajes en cuestión son figuras públicas. ¿Qué nadie les leyó el manual? En una reunión como la de la OTAN, con cámaras en todos lados, donde un súper zoom y micrófonos te pueden leer hasta las ideas, ¿a quién se le ocurre? Queda mal el que habla mal, así de sencillo. Recuerden el dicho: Lo que Juan dice de Ana, dice más de Juan que de Ana (anótenselo). Para mí, el guapo Trudeau ya se emparejó con Trump y su famoso boy locker room talk, como había dicho en su momento el Presidente de EU; sólo que ahora, la víctima fue él.

Las redes sociales son un arma de dos filos: pueden ser grandes aliadas si se usan correctamente y con responsabilidad, y a la vez pueden causar grandes problemas.

POR BRENDA JAET
@BRENDAJAETK



lctl

¿Te gustó este contenido?