Las convicciones de la Secretaria Márquez

A veces pareciera que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador quisiera dinamitar el sistema económico

Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

No hay que minimizar que los miembros más relevantes de la Cuarta Transformación en el fondo sí creen en la libre competencia.

A veces pareciera que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador quisiera dinamitar el sistema económico, sobre todo cuando algunos de sus defensores lanzan iniciativas contra toda lógica de mercado. Pero afortunadamente estas iniciativas son detenidas en la portería de un entendimiento firme del libre mercado.

Ayer hubo ejemplos nítidos. Uno de ellos ocurrió en la conferencia matutina con la secretaria de Economía Graciela Márquez, a quien le preguntaron si las remesas deberían utilizarse para proyectos productivos.

La pregunta parecía requerir una respuesta obligada hacia la centralización de la economía. Comunismo disfrazado.

En un escenario catastrófico habríamos escuchado que sí, que qué gran idea, y que la 4T debería orientar el recurso que envían los migrantes a México.

Pero afortunadamente no fue así. Márquez hizo una pausa de varios segundos. Se le vio reflexiva, para no parecer neoliberal. Y respondió: Yo siempre insisto en algo […] cuando estamos en México y recibimos un salario hay muy poca gente que nos dice en qué gastarlo […] Los migrantes ya hicieron el esfuerzo de dejar a la familia, la tierra e ir a enfrentar condiciones muy adversas, de juntar un capital y enviarlo a México, ¡y nosotros nos sentimos con la autoridad moral de decirles: ‘no, no te lo gastes en consumo, gástatelo en algo que sea productivo’ […] Debemos ser cuidadosos y sobre todo muy respetuosos de los migrantes y del dinero que con tanto esfuerzo mandan a México […] No tenemos que esperar que ellos sigan nuestras instrucciones […] porque es dinero ganado con muchísimo esfuerzo […] A nosotros nadie nos dice que lo usemos en actividades productivas; a mí nadie me dice que ya no me gaste tanto dinero en libros.

Hay convicciones en la secretaria de respeto a la libertad económica.

Es cierto que nunca se ha dudado de su postura; sin embargo, las hordas de comunistas confundidos que rodean a Morena continuarán insistiendo con esa visión. Y lo que hay que atesorar es que, mientras sigan insistiendo y gravitando en torno al gobierno de la 4T, escuchemos respuestas congruentes de alguien como la secretaria Graciela Márquez. Respuestas que les aplacan, al menos, momentáneamente.

Porque no me quiero imaginar un escenario en el que esos prejuicios fuesen abriéndose brecha en el gobierno.

FINSA, WSC Y FIBRA UNO

Gigantesca operación de Dlls. $ 841 millones para que Fibra Uno se hiciera con 74 edificios industriales con una construcción de 1.2 millones de metros cuadrados. Con ello, Sergio Argüelles, de FINSA, y Federico Martín del Campo, de Walton Street Capital, se posicionan a la cabeza de las transacciones inmobiliarias de la mayor magnitud en el país.

POR CARLOS MOTA
[email protected]
WHATSAPP 56-1164-9060



lctl

¿Te gustó este contenido?