La importancia de Centroamérica

No se trata del poético sueño de la "Gran Patria Latinoamericana" sino algo más pedestre

José_Carreño
José Carreño Figueras / Desde afuera / El Heraldo de México

A pesar de incontables esfuerzos, México y Centroamérica han sido separados por intereses económicos y políticos. Las caravanas de 2018 recordaron la relevancia de atender los problemas de esta región unida por un pasado común, una misma lengua (con excepción de Belice) y culturas afines. Es momento de asumir acciones concretas a este encuentro postergado.

El párrafo final del texto que prologa el reporte México y Centroamérica, encuentro postergado del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (COMEXI) resulta un llamado de atención a problemas reales, urgentes, importantes, y tan cercanos como deliberadamente ignorados.

No se trata del poético sueño de la Gran Patria Latinoamericana sino algo más pedestre, pero realizable: se trata de poner atención a lo que sucede en países muy cercanos a nosotros, sumidos en crisis que tienen puntos de contacto con nuestros problemas y muy necesitados de apoyo para salir de ciclos de violencia enraizados en corrupción y diferencias económicas y sociales.

Ciertamente no se rata de llegar con carácter magnánimo y actitud de superioridad. Hay cosas que los mexicanos podríamos aprender de los centroamericanos, como por ejemplo la activa participación de sus sociedades en la lucha contra la corrupción.

Mas allá, las naciones centroamericanas y en especial las del llamado Triángulo NorteGuatemala, Honduras, El Salvador– así como Belice son importantes para México. Amen de las caravanas de migrantes que hubo este año, las precedentes y posiblemente alguna que siga, el tema migratorio no va a resolverse mientras no se resuelvan cuestiones de fondo. Y ahí entra, o puede entrar, la ayuda mexicana.

Y ahí el reporte de COMEXI plantea preguntas importantes. ¿Las medidas de contención migratoria establecidas por el gobierno de México son sostenibles en el largo plazo? ¿sería audaz o ingenuo esperar que México mire al sur como ve al norte?

No hay soluciones fáciles ni milagrosas, sobre todo porque la crisis centroamericana tiene un desagradable parecido a algunos de los problemas que enfrenta México. Según el documento mencionado, la ‘ola centroamericana’ puede explicarse a partir de cuatro factores: (I) demografía; (II) Estados débiles y pobres; (III) microeconomía bloqueada y; (IV) crisis sistemática de gobernabilidad. El reporte hace notar que la frontera entre México, Guatemala y Belice (y sería posible incluir por extensión a Honduras y El Salvador), se ha convertido un mercado subregional laboral, social y comercial que debe recibir atención.

Se trata también de una región donde hay enormes posibilidades de tráficos ilícitos –de drogas y de especies en peligro de extinción, de personas y de maderas preciosas, de objetos arqueológicos o mercaderías en general–.

Para cualquier país normal los países más importantes son aquellos que están en sus fronteras. Los Estados Unidos, Cuba –frontera marina–, Guatemala y Belice. Hay que agregar el resto de los países centroamericanos.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS
[email protected]
@CARRENOJOSE1



lctl

¿Te gustó este contenido?