El enigma de El Vendedor del Silencio

Aborda la vida profesional y privada de Carlos Denegri, reportero estrelladel diario Excélsior

Alejandro Sanchez
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / El Heraldo de México

El escritor Enrique Serna no devela qué es verdad y qué ficción en su obra más reciente El Vendedor del Silencio, una novela con mezcla de periodismo porque además de que recurre a la indagación, hurga en las hemerotecas y levanta decenas de entrevistas, entre éstas la de la única hija viva de su protagonista.

Aborda la vida profesional y privada de Carlos Denegri, reportero estrella del diario Excélsior, con una amplia y envidiable red de contactos nacionales e internacionales y, a juicio de Serna, el peor periodista de todos los tiempos por los mimos recibidos del poder y de su parte da halagos a la clase hegemónica en una de las épocas más oscuras del PRI. Serna recrea una escena (no sabemos si es ficción o fue verídica) en la que Denegri está sentado en el despacho del secretario de Gobernación, Gil Preciado, a quien le toca entrevistarlo sin filo crítico porque dos veces al mes le toca ensalzar la figura del funcionario como parte del soborno mensual que recibe.

En esa charla entre funcionario y periodista, Serna pone la semilla de la que florece el título de su novela, porque después de escuchar hablar al secretario con engolada voz de locutor, este personaje de forma cínica habla de una supuesta serie de éxitos en su administración.

Cuando era gobernador de Jalisco, desfalcó la tesorería estatal y como secretario federal medraba a gran escala con la tala clandestina de bosques y de todo eso estaba enterado el periodista de Excélsior.

Justo en ese momento, Denegri se da cuenta de que va siendo hora de aumentarle la tarifa porque cree que con la iguala apenas le paga los elogios, pero el silencio le estaba saliendo gratis al secretario.

La obra al mismo tiempo se vuelve una radiografía misógina del protagonista sustentado en un trabajo a fondo de investigación. Tan sólo fueron horas de entrevista con Pilar, la única hija que le sobrevive a Denegris.

En la FIL de Guadalajara insiste en dejar en suspenso lo que es verdad y lo que no de la personalidad del periodista, pero me dice que hay lectores con los que ha conversado que creen que ciertos hechos reales son escenas literarias de ficción. Enrique Serna reconstruye y da atmósfera al pasado para cuestionarnos el presente, y aunque asegura que no hay un Denegri como tal, considera que aún existen periodistas que trafican con la información. Pero además nos pone a pensar en que en la actualidad hay periodistas que por enajenación y enamoramiento también pueden servir al poder como el periodista de Excélsior.

•••

Uppercut: En la inauguración de la FIL de Guadalajara, el grupo político de la UdeG, la segunda más importante del país y que en su momento se unió a la candidatura de Ricardo Anaya, se quejó de un recorte en su presupuesto de 2020. En la misma FIL encontramos a Enrique Graue, rector de la UNAM, y le preguntamos si se sentía castigado por la Federación. Dijo que no, aunque el dinero que se le dio a la máxima casa de estudios nunca es suficiente.

POR ALEJANDRO SÁNCHEZ

[email protected] 

@ALEXSANCHEZMX

eadp

¿Te gustó este contenido?