Demócratas y EEUU ¿a la izquierda?

La campaña primaria demócrata mostrará si los estadounidenses podrían elegir como presidente a un socialista

José Carreño / Desde afuera / Heraldo de México
José Carreño / Desde afuera / Heraldo de México

¿Está listo Estados Unidos para un presidente de izquierda?

Es una pregunta que se plantean muchos demócratasanalistas políticos.

La aparente fortaleza de las precandidaturas de los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren indica que hay sectores importantes en el Partido Demócrata que están dispuestos a por lo menos considerarlo.

Y de hecho puede hablarse de una ala izquierda demócrata visible y con futuro. Es, como afirma la diputada neoyorquina Alejandra Ocasio Cortez, un movimiento que lleva décadas en desarrollo

A sus 78 años de edad, Sanders es un socialista declarado que tiene ya una larga exposición ante los estadounidenses y nunca ocultó sus creencias. En su primer intento por la candidatura demócrata, en 2016, fue un sorprendente competidor contra la favorita Hillary Rodham Clinton, que acabó por perder el Colegio Electoral ante el ahora presidente Donald Trump.

En este su segundo intento presidencial, Sanders es considerado como uno de los favoritos.

Los sentimientos contrarios que despierta Trump ayudan a todos los aspirantes demócratas, pero hay una que tiene una larga historia de choques personales y políticos con el mandatario.

A sus 70 años, Warren es una catedrática universitaria que llegó al senado en 2013 y como parte de su plataforma presidencial plantea la necesidad de cambios estructurales en el país, para dar más influencia al pueblo en la toma de decisiones. 

Warren recibió de Trump el apodo de Pocahontas, por su controversial reclamo de tener ascendencia indígena y ella ha expresado sus disculpas a grupos aborígenes.

De acuerdo con las últimas encuestas de opinión nacionales, Sanders y Warren están en segundo y tercer lugar entre los cuatro principales, sólo por debajo del ex-vicepresidente Joe Biden, que a sus 77 años es el favorito de los centristas demócratas. 

Pero la variedad de aspirantes indica la división entre los demócratas, reflejada en encuestas que dan 30 por ciento de apoyo a Biden, 20 a Sanders, 14 a Warren y casi diez por ciento al centro-liberal Pete Buttigieg, de 37 años, el hasta ahora sorprendente alcalde de South Bend (Indiana).

El problema es que muchos, dentro y fuera del partido demócrata, creen que una candidatura de Sanders, o Warren para el caso, sería un desastre político. Por décadas, los estadounidenses han sido desconfiados, aun temerosos,  de quienes se presenten como socialistas y esa preocupación será usada por los republicanos.

La campaña primaria demócrata y tal vez la presidencial indicarán en qué medida los estadounidenses están abiertos a la idea de elegir como presidente a un socialista.

Será también una señal hacia el futuro. La propia Ocasio, considerada como la más viable heredera política de Sanders, es señalada desde ya como una posible candidata presidencial, tan pronto cumpla la edad mínima de 35 años necesaria para la postulación.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS

[email protected] 

@CARRENOJOSE

eadp

¿Te gustó este contenido?