Ven auge de gas natural para los vehículos

Los empresarios del sector alistan inversiones por más de 100 millones de dólares hacia 2020, para duplicar el número de estaciones de servicio y así fomentar la conversión de automóviles

Al menos un 70 por ciento de co2 se reduce con el gas natural. Foto: Especial
Al menos un 70 por ciento de co2 se reduce con el gas natural. Foto: Especial

La Reforma Energética asentó las condiciones para impulsar la masificación del gas natural vehicular en México, por ello los empresarios del sector alistan inversiones por más de 100 millones de dólares hacia 2020, para duplicar el número de estaciones de servicio y así fomentar la conversión de automóviles con este combustible alternativo, el cual es más barato que la gasolina y más amable con el ambiente, ya que reduce las emisiones de CO2 hasta en 70 por ciento.

GRÁFICO: ARTURO RAMÍREZ

El gas natural vehicular ha avanzado a paso lento en nuestro país, pues se espera en este año 12 mil vehículos que operen con ese hidrocarburo, sin embargo, este segmento representa menos de uno por ciento del parque total del país, de acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Energía (Sener).

Además, México cuenta con 46 estaciones de servicio para abastecer este combustible y con ello se ubica lejos de los referentes internacionales como Irán, que cuenta con 2 mil 300 estaciones y donde los autos que utilizan gas natural ascienden a 4 millones de unidades.

GRÁFICO: ARTURO RAMÍREZ

Se trata de un sector que estaba en el olvido, o que estaba muy dormido y que requería de algunos elementos tanto regulatorios y de apertura del mercado, los cuales se concretaron con la aprobación de la reforma energética, afirmó Andrés Bayona Insignares, presidente de la Asociación Mexicana de Gas Natural Vehicular (AMGNV).

El directivo explicó que entre los factores que complicaban el avance en el uso de gas natural vehicular se encuentra el hecho de que Pemex no permitía la instalación de estaciones multimodales que incluyeran el despacho de gas natural, además de las dificultades regulatorias para la instalación.

Pero con la Reforma Energética cambió todo y permitió las inversiones en estaciones de gasolina y diésel con combustibles alternativos, afirmó.

Bayona adelantó que gracias al nuevo marco regulatorio, a las condiciones actuales en los precios del gas natural, el cual es hasta 50 por ciento más barato que la gasolina, y ante el reciente acuerdo que destrabó el conflicto por los gasoductos, la industria ve oportunidades para detonar todo el potencia.

Así, hacia 2020 los empresarios prevén aumentar las estaciones de servicio, de 46 a 126: Las inversiones, sólo en estaciones, pueden superar 100 millones de dólares, pero el efecto que ello puede provocar en toda la cadena de valor de la industria podría detonar otros 400 millones de dólares, con la conversión de vehículos y compra de camiones y unidades. Entonces la inversión total podría ser de hasta 500 millones, afirmó.

La infraestructura y disposición del gas natural son algunos de los elementos más importantes para el crecimiento del mercado. Si no hay suficientes estaciones muchos de los interesados en usarlo no van a convertir sus automóviles a gas natural, afirmó Luis Felipe Echavarría, coordinador de Futuro de la Ciudad de México, de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

El uso de gas natural comprimido en vehículos tiene ventajas de tipo económico y ambientales, a las que no se ha dado suficiente difusión. Para que el inversionista decida construir una estación, requiere de la seguridad del suministro de gas natural, y éste es un insumo que ha tenido problemas de disponibilidad en cuanto a caída en la producción nacional y saturación en los gasoductos de importación, lo cual ha limitado su desarrollo, dijo a su vez, Régulo Salinas, presidente de la Comisión de Energía de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

David Shields, experto independiente en energía, coincidió en que el sector tiene potencial: La industria que conoce el negocio cree que va a despegar fuerte, porque el gas natural en la actualidad es muy barato, se puede comprimir y se puede abastecer en muchas zonas, sobre todo si se impulsan más ductos. Las tecnologías para su procesamiento y logística están mejorando y hay gaseros que piensan que este es el gran negocio del futuro en hidrocarburos, añadió.

POR ADRIÁN ARIAS

eadp

¿Te gustó este contenido?