Vecinos demandan a autoridades el daño ambiental a la presa Madín

Interponen acción colectiva contra 22 entes públicos y privados, por contaminación en la Presa Madín

Enfrenta toxicidad del agua, descargas clandestinas, basura y deforestación. Foto: Leticia Ríos
Enfrenta toxicidad del agua, descargas clandestinas, basura y deforestación. Foto: Leticia Ríos

Unos 350 vecinos de varios municipios del Valle de México interpusieron una demanda de acción colectiva ante un juez federal, en contra de 22 entes públicos y privados, por la contaminación y el daño ambiental de la presa Madín, la cual está sustentada en estudios de académicos de la UNAM y del IPN.

Entre las instituciones demandadas se encuentran los ayuntamientos de Atizapán, Santa Ana Jilotzingo y Naucalpan; Conagua, CAEM y los congresos estatal y federal, así como empresas inmobiliarias.

El representante legal de los vecinos, Miguel Ángel Miramontes Lira, señaló que esperan una resolución en los próximos días para saber si el juez acepta o desecha la demanda, aunque ya tienen ganado un amparo.

Explicó que la acción colectiva es un mecanismo de defensa que se instauró en México en el año 2012, para ventilar un asunto de daño ambiental, el cual implica que los responsables realicen la restitución del daño generado.

Desde hace años, las aguas de la presa Madín, que son de consumo humano, llevan residuos de desarrollos habitacionales de los tres municipios.

La demanda considera otros daños ambientales provocados por proyectos inmobiliarios, que impactan a la cuenca de la presa.

El proyecto de Bosque Diamante, en Santa Ana Jilotzingo, que luego de un amparo fue suspendido definitivamente, debido a los 200 mil árboles que iban a morir, en una zona donde se genera de manera natural el agua que baja a la cuenca de la presa.

Además, un desarrollo habitacional autorizado en Naucalpan, a un lado de la caseta de Lomas Verdes, a pesar de la escasez de agua en la zona.

La demanda está sustentada en investigaciones de científicos del IPN, que demuestran que la presa está contaminada con químicos y fármacos, producto de las aguas residuales que recibe de desarrollos habitacionales.

La contaminación ha generado la muerte de especies de flora y fauna endémica, y está enfermando a ciudadanos de Naucalpan, Atizapán y Tlalnepantla que reciben el agua.

La investigadora del IPN Marcela Galar Martínez realizó un experimento con embriones de carpa que son expuestos al agua de la presa; la mayoría murió o desarrollaron malformaciones genéticas.

Sabemos que los intereses son muy fuertes, económicos y políticos; pero si se certifica que existe daño ambiental, el juez debe convocar a toda la comunidad para que se adhiera a la demanda, indicó el abogado.

POR LETICIA RÍOS

eadp

¿Te gustó este contenido?