Migrantes invaden viviendas en Chiapas

Tras no encontrar espacio en los albergues de Chiapas, allanan casas abandonadas o en obra negra

En algunos casos, organizaciones sociales que se posesionaron de las propiedades deshabitadas, les cobran renta
En algunos casos, organizaciones sociales que se posesionaron de las propiedades deshabitadas, les cobran renta FOTO: Especial

Encargados de albergues de la ruta migratoria en Chiapas han reportado una máxima ocupación de quienes cruzan la frontera de México, que se ha intensificado desde febrero de este año, situación que ha derivado en la invasión de departamentos o casas deshabitadas.

En Andares del Soconusco, como también se le conoce al fraccionamiento que Casas Geo dejó a medias antes de declararse en bancarrota, los vecinos dicen que hubo un incremento en ocupación por rentas e invasiones de migrantes en edificios que aún se encuentran en obra negra.

En algunos casos, organizaciones sociales que se posesionaron de las propiedades deshabitadas, les cobran renta; mientras que casas que no tienen ni ventanas, son ocupadas por el migrante que llegue primero. En un mismo departamento hay hasta 10 o 15 personas, de acuerdo con habitantes de la zona.

FOTO: Especial

Incluso, aseguran haber llamado a la Policía Municipal, pero les responden que no pueden proceder pues se arriesgan a que los migrantes los denuncien ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Aunque muchos son tranquilos y no se meten con nadie, como los cubanos; hay otros que se la pasan causando disturbios y roban a los habitantes de colonias cercanas, comentó Carolina, una de las vecinas de la zona.

Solidaridad 2000 es otro de los complejos habitacionales de Tapachula invadido por migrantes.

El ayuntamiento, que preside Óscar Gurría, señaló que no tienen denuncias de invasiones de casas. Sin embargo, es una queja constante de habitantes del municipio y usuarios de redes sociales.

FOTO: Especial

En el municipio también hay migrantes que pagan de manera formal rentas, que van de 500 a mil pesos al mes, en cuartos o casas pequeñas, mientras esperan la visa humanitaria.

Encargados de albergues, como Cecilia Gil, de la Casa de la Mujer Migrante, dijeron que organizaciones sociales buscan a migrantes para invadir propiedades y, así, puedan militar con sus intereses.

Mientras, los defensores de derechos humanos que han acompañado a las caravanas, Luis García Villagrán e Irineo Mujica, señalaron que las autoridades no se han preocupado siquiera en realizar un censo para conocer la magnitud del problema.

Por Jeny Pascacio

¿Te gustó este contenido?